Riesgos de la sobreprotección infantil: cuídalos, pero no excesivamente

Cuidar a un niño, sobretodo en sus primeras etapas, resulta fundamental para favorecer su desarrollo. No obstante, cuidarlos excesivamente, acción comúnmente conocido como sobreprotección infantil, puede acarrear consecuencias negativas para el niño de cara a su vida adulta. Por esa misma razón, es recomendable no sobreproteger a los niños durante sus primeros años de vida para evitar así cualquier tipo de inseguridad, frustración y dificultades para resolver conflictos en próximas etapas. Es preferible dejar que los niños aprendan a enfrentarse a las situaciones que se le presentan (a pesar de que las hagan mal) a que tengas que resolver el problema por ellos.

Riesgos de la sobreprotección infantil: cuídalos, pero no excesivamente

Riesgos de la sobreprotección infantil: cuídalos, pero no excesivamente


Por lo tanto, es recomendable que no dejes que tu hijo se convierta en un mero espectador de lo que está pasando en su vida. Anímale a que forme parte activa en la toma de decisiones que puedan tener repercusión en un futuro. Gracias a ello, a pesar de que no resuelva las situaciones de la mejor manera posible, el niño irá cogiendo una experiencia vital y nuevas habilidades que le ayudarán a resolver los conflictos de cara al futuro de una forma mucho más rápida y eficaz.

Consecuencias de la sobreprotección de los niños

Un niño debe aprender a resolver sus propios problemas. Es una de las pruebas que deberá superar de cara a su etapa de maduración. Por esa misma razón, si los padres optan por resolver los problemas de su hijo, este nunca conseguirá superar esta fase y, por lo tanto, nunca podrá completar la fase de maduración. Un niño tiene que ser capaz de desarrollar sus propias estrategias para resolver cualquier conflicto o dificultad que se le proponga. Además, también tendrá que ser capaz de tolerar la frustración del fracaso y de hacer frente a las consecuencias de cada una de las decisiones tomadas.

Si los padres están siempre encima del niño y resuelven los problemas por él, cuando este sea adulto será extremadamente dependiente de sus padres. Cada vez que se encuentre con un problema en el camino, acudirá a sus padres para que sean ellos quienes se lo resuelvan. Por lo tanto, sobreproteger a un niño favorece a que este desarrolle una inseguridad de cara al futuro.

Deja que el niño falle y que aprenda de sus errores

Todos fallamos, es un hecho. Por esa misma razón, y con el objetivo de evitar el sufrimiento del niño de cara al futuro, es recomendable dejarle que cometa un error para que aprenda a resolverlo por sí mismo. En caso de que consiga hacerlo, ganará una seguridad en sí mismo que le ayudará a desarrollar sus relaciones sociales de cara al futuro.

Riesgos de la sobreprotección infantil: cuídalos, pero no excesivamente
0 votos, 0.00 media (0% puntos)

No hay comentarios

Deja un comentario

Los campos Nombre, Correo Electrónico y Web no son obligatorios. Tambien informamos de que el correo electrónico, NO se mostrará en su comentario ni será utilizado para el envio de publicidad. Si usted desear recibir el Newsletter u ofertas de publicidad ha de indicarlo en formulario de la parte superior derecha dedicado para tal efecto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

CERRAR